El robot agrícola GreenPatrol realizado en el País Vasco

El robot agrícola GreenPatrol realizado en el País Vasco

La OMS ha avisado que para mediados del presente siglo la humanidad alcanzara a los 9.000 millones de humanos.  La falta de comida generara un conflicto de inmensa gravedad por lo que se apremia desde las organizaciones a aumentar las cosechas. Por otro lado, esta demanda se enfrenta a los efectos del cambio climático que nos amenazan y que dificultan la adquisición de un gran número de recursos.

Todo hace indicar que parte de la solución a este conflicto internacional va a estar en manos de la robótica. Un proyecto europeo con nombre GreenPatrol espera encontrar soluciones y garantías con las que aumentar la productividad de las cosechas y desarrollar cultivos no perjudiciales para la naturaleza.

Aquí es donde aparece Tekniker, un integrante de la coorporacion Basque Research and Technology Alliance (BRTA) que está ubicado en la localidad guipuzcoana. Su trabajo en GreenPatrol se centra en ampliar las cosechas en los invernaderos por medio del uso de la Inteligencia Artificial. 

La corporación de ingeniería robótica guipuzcoana investiga en el desarrollo del software y del Hardware de GreenPatrol, que es un sistema robotizado agrícola creado en detectar plagas. Una vez las reconoce, individualiza el pesticida que requiere para eliminar los insectos. 

Es un robot autómata que contiene unos sensores visuales e inteligencia Artificial para estudiar los cultivos. Por medio del Deep Learning desarrollado por Tekniker, encuentra en su memoria los bichos que encuentra, la fase de crecimiento en la que se hallan y cuál es la forma más propicia para su destrucción de orden selectiva.

Una vez se ha personalizado el insecticida a aplicar, el autómata posee con un brazo robótico que localiza el tratamiento exclusivamente en las áreas dañadas. Para moverse por el invernadero de manera totalmente autónoma usa el Sistema de navegación europeo GNSS Galileo.

En estos momentos el robot se encuentra en estado de estudios en entornos reales y se confía que para este verano del 2020 se puede aceptar su uso. Una vez alcanzado ese paso, se espera comercializar el robot agrícola en un corto periodo de tiempo.